Trabajar bajo un modelo híbrido

De vuelta a la presencialidad con nuevos espacios 

Miles de personas en España vuelven a su rutina de trabajo, proyectos y clases, pero también, para retomar la normalidad de compartir un espacio con compañeros como hasta hace un año y medio atrás. 

Desde que comenzó la pandemia del COVID-19, la incertidumbre se hizo más latente, sobretodo en el aspecto social, las restricciones de cercanía de unos con otros o el compartir espacios públicos con medidas de seguridad, nos hizo, por un momento, plantearnos cambios en nuestra forma de socializar, trabajar e incluso estudiar. 

Pero parece que todo empieza a tomar un rumbo diferente y, que tanto los colegios como las oficinas volverán a tener actividad. Desde Akaba, queremos mostrar la forma más segura de volver a la oficina gracias a los diseños versátiles de la marca. 

El concepto de oficina tal y como lo conocemos hasta ahora se renueva, o mejor dicho, se transforma para dar paso a una forma de trabajar con protocolos y medidas que garantizan el bienestar de todos. 

Trabajar bajo un modelo híbrido

Puede ser la clave del equilibrio, un par de días en casa y el resto en la oficina. En cuanto a la empresa, supone también algunas ventajas, como la disponer de mayor espacio libre para conservar distancias. 

En ese caso, lo ideal es poder adaptar espacios polivalentes con mesas amplias y en diferentes alturas como las Carma y combinarlas con sillas como las Kabi Armchair que facilitan la expresión de los espacios por medio de sus formas, siluetas y bases metálicas. 

Carma se puede adaptar a diferentes dimensiones, ofreciendo la opción de crear puestos de trabajo múltiples o con diferentes funcionalidades. Como un despacho, una sala de reuniones o un comedor. Y lo mismo ocurre con las silla Kabi Armchair que según sus variantes, se pueden utilizar como sillas fijas o móviles. Todo dependerá de las necesidades y el espacio que se quiera crear. 

 

Sin duda alguna, esta es una gran oportunidad de adaptar el trabajo al estilo de vida y por qué no decirlo, de conciliar mejor el tiempo en familia. 

Pero aunque la virtualidad es una alternativa para muchas empresas y negocios, la realidad es que hay profesiones que requieren de un entorno físico para desarrollar su trabajo, por no decir, de lo que representa para empleados y colaboradores tener un espacio donde fomentar relaciones y sentirse parte de un equipo. 

Por lo que, creemos que la oficina como tal, no desaparecerá, se transformará para dar lugar a conceptos alternativos, donde la flexibilidad será el principal componente para lograr el equilibrio.